Los premios 'Murcianos del Año', de 7 TV, reconocen la labor de los expresidentes de la Asamblea, Francisco Celdrán y Miguel Navarro

Foto de familia de los Murcianos del Año 2016 y las autoridades y personalidades que entregaron las distinciones
  Cartagena, 30 de Marzo de 2017

La Televisión Autonómica Pública 7 TV entregó anoche en el Teatro Romea los premios Murcianos del Año. En esta primera edición se reconoció la trayectoria y aportación a la identidad murciana a reputados profesionales de la Región de Murcia en siete categorías diferentes, y se eligió al tío Juan Rita, distinguido en el ámbito de la Cultura, como Murciano del Año 2016.

En el apartado político, la Televisión Autonómica Pública 7 TV alabó la trayectoria y legado de los expresidentes de la Asamblea Regional de Murcia, Francisco Celdrán, quien ocupara la presidencia durante dos décadas, y a título póstumo, Miguel Navarro. La presidenta de la Cámara, Rosa Peñalver, fue la encargada de entregar la distinción a la viuda e hija de Miguel Navarro, quien fuera presidente del Parlamento murciano de 1987 a 1993, y alcalde de Lorca, de 1993 a 2006.

La primera edición de los premios Murcianos del Año de La 7 TV contó con numerosos diputados, como el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Víctor Manuel Martínez Muñoz, el del Grupo Parlamentario Podemos, Óscar Urralburu Arza; o los diputados del Grupo Parlamentario Popular, Fernando López Miras, Domingo Coronado Romero, Jesús Cano Molina; y los del Grupo Parlamentario Socialista, Joaquín López Pagán, Consuelo Cano Hernández y Alfonso Martínez Baños, entre otros. 

< XXIII Certamen de calidad de Vinos de la... El 5 y 6 de abril, debate de la moción de... >

Noticias relacionadas

  • Cartagena, 18 de Noviembre de 2016

    La actual presidenta de la Asamblea Regional de Murcia, Rosa Peñalver, ha subrayado que el dirigente de la Cámara legislativa, desde 1995 a 2015, “fue capaz de llevar su cargo de manera autónoma y convertirse en un hombre querido y respetado”. Celdrán, quien ha mostrado su agradecimiento, ha confesado que “me gusta este acto sencillo y pequeño porque mantiene viva una tradición centenaria y yo soy un hombre conservador”